La selección de la Patria Chica – porque no me gusta ver el Mundial en España

Una reflexión critica sobre cultura ibérica, FC Barca, la “selección”, anarquismo y crisis.

7397481680_46eda79debFoto realizado por bubilla2002 (miembro de Flickr.com)

Baza. 6.30 horas. El taxista tiene el radio al tope. Los comentadores no paran de hablar de fútbol. Claro, es el mundial. Pero hoy hay algo más importante en el fútbol que la copa mundial. Las Palmas y Córdoba compiten sobre la subida a la primera liga, la liga mundial de las estrellas. No es difícil averiguar, quien ha ganado. “Cóoordobaaaaaaaaaaa, gol, gol, gol, gol, gol, goooool, gol, gol, gol, gol,…Córdoba sube a la primera, gol, gol, gol, gol!!!!!!!!!” Qué noche de fútbol! El equipo cordobés ha subido a la Primera!! Que emoción!! A parte había tres partidos del mundial. Partidos, que son muy importantes para mí, porque tienen impacto sobre la cualificación de mi equipo favorito para las últimos 16 en el mundo. Me gustaría saber los resultados, ¿cómo habrán quedado Portugal y los Estados Unidos? El comentador lo dice..con voz baja…una vez…casi no lo escucho…”empataron 2 a 2″. Mierda! Portugal necesita haber perdido. No obstante, puedo estar contento de haberlo escuchado. Como jugaba Cristiano Ronaldo, los comentadores piensan que merece la pena perder unas tres palabras sobre el mundial. Pero sólo de este partido. Del resto…nada.

La noche del sábado tenía un poco más de suerte. Por lo menos podía ver este partidazo entre Alemania y Ghana en la calle. Nadie se emocionó tanto como yo, después de este partido se me habían ido mis nervios. No podía más. Era yo el único. El resto de la gente salía para tomar una tapa. O ver la procesión. Antes de la procesión el pueblo era una verdadera “ciudad de espíritus”. A las ya seis me había puesto en marcha para buscar un televisor para ver los primeros partidos del día. Argentina jugaba contra Irán, también importante para mí. Todos los bares estaban, o cerrados o ni se enteraron de que había el mundial. “¿Los partidos empiezan ya?”…”Quién juega?”…las pantallas grandes ensenaron las telenovelas o el baloncesto, porque aquí jugaban Madrid y Barca. En ni un puto televisor pusieron el mundial. El problema: las cadenas públicas sólo tienen derecho a un partido, el resto va a través de canales privados y muchos bares no lo tienen. Pero me parece que a la gente le da igual. Y estoy harto ya de insistir en los bares explicando, donde y cuando hay los partidos mundiales. Mi amigo italiano tenía menos suerte que yo el viernes pasado. En la feria, disponiendo de pantallas enormes, no ensenaron el partido de su selección y por eso tuvo que ver el partido en un bar alejado del espectáculo… al lado de la estación de los autobuses.

6872820850_1ed87b1292Fuente imagen: http://www.ferminius.es/lacalle2012/

Ya es mi segundo mundial en España. Hace cuatro años subió Granada a la Segunda. Coches pitaron toda la noche, gente gritaba, una alegría en la calle y parecía haber ganado los “Champions”. Mi padre – por miedo – no se atrevía a entrar en los bares. Le asustaron los “locos” gritando “Puto Alarcón!!!” estando de pies frente a las pantallas rezando que se pasara la hora para que la “selección granadina” se podía cualificar. “Qué me esperará en el Mundial??”, pensé…Pues, no mucho. La misma mierda que ahora. Se podía contar los bares con los dedos en una mano, donde los dueños hacían caso al Mundial. “Peter, vosotros ganáis siempre” me dijeron mis amigos españoles. Y puede ser: quizás somos nosotros alemanes demasiados aficionados al Mundial, porque ganamos tanto, que ya lo consideramos como “nuestro” torneo. Pues, como todo el mundo sabe, nosotros no hemos ganado nada en los últimos cinco mundiales. España sí. España nos echó con un golazo de Puyol. Una vez más. Después de Torres en 2008. Nuestro trauma de la copa europea se repitió en 2010. España ganó el torneo. El segundo titulo de una serie, que queda sin repetición en la historia del fútbol. Por eso se debería hacer caso al Mundial siendo de España, no? Por eso estaba muy contento en 2010, porque me gusta que el trofeo del mundial entre en otros países para que su gente también se enganche de este precioso torneo. “La magia del torneo se expandiría”, pensé…demuestra que no sólo ganan los mismos. “La emoción se sube” a la península ibérica. Como España ha ganado tanto a nivel internacional, pensé que iban a celebrar más en 2014 al tope.

4785696301_da9b5a779eFoto realizado por Micke Slichenmyer

Viernes, 6 de junio 2014. Media hora antes del partido entre Holanda y España. Mi compañero de piso y yo encontramos fácilmente un sitio en el bar para ver el partido. Todavía no está decidido nada, muchos aspiran a España. No obstante, la ausencia de la gente sorprende un poco. Si jugara Barca contra Madrid, no se podría encontrar ni un metro cuadrado de pie en el bar una hora antes del comienzo del partido. Me acuerdo a mis aficionados amigos catalanes, que reservaron el sitio dos horas antes de un semi-final de los “Champions” para no perder el sitio cuando jugaba su Barca, su equipo sagrado. Igual que el viernes también se pudo ver el Barca en la cadena pública, pero en comparación de los “Champions” los bares estaban vacíos en este viernes, que iba a ser el primer partido de la selección en el Mundial después de haberlo ganado. El mismo día había intentado a motivar mis colegas del trabajo para el torneo, pero muchos lo rechazaron. Ni se interesaron por lo que pasaba “allí fuera”. Una respuesta frecuente: “Quizás voy ver los partidos de España, el resto me interesaba cuando era niño, pero ya no”.
Una comparación: en mi país están todos los partidos en la cadena pública. Y aunque la selección alemana ya lleva 24 años sin ganar el mundial, este torneo es sagrado. TODOS los partidos se ven, sea de Alemania o no. Un amigo mío en Berlín ya tiene un prognosis para el cuarto-final, observa todos los equipos, estudia sus jugadores, da igual si vienen de Australia, Sudamérica o del Marte.. y esto aunque normalmente el fútbol no le importa una puta mierda. La cultura del “public viewing” se encuentra en cualquier sitio. Si alguien quiere, puede ir desde la casa a la gasolinera, comprar cerveza, volver y no se pierde ningún chute al gol. No sólo en Alemania es así. Mis amigos sudamericanos, africanos, turcos y yo no hablamos de otra cosa desde cuando ha empezado el mundial. Conocemos todos los jugadores, cualquier resultado de los torneos anteriores. Nuestro mundo real parece apagarse. Estamos en un universo paralelo. ..

… pero aquí parece choquearse con otro universo paralelo.. los “universos paralelos” de “Aquí”. Esta palabra. “Aquí”. Aquí reúne más que sólo unas cuatro palabras. A veces tengo la impresión de que el “Aquí” es el fono de la cultura ibérica en sí. “Como aquí no se vive en ningún sitio del mundo”. Un comentario muy habitual sobre Granada. Pero este comentario se escucha también en Maracena, Armilla, Güejar Sierra, Málaga, Córdoba, Sevilla, Baza o Huéscar. Esto se llama “la Patria Chica”, es decir, el pueblo, la ciudad o la región, de dónde viene la persona, que te habla. Y no te atrevas a insultar su pueblo o alguien de su juventud…”normal” van a pensar muchos ibéricos que lo están leyendo. No, no es tan normal fuera de la península ibérica. Yo soy una excepción identificándome con mi tierra en Friburgo. Pero prácticamente vivía toda la vida cerca de Múnich. Tengo acento de Baviera, mi completa infancia y juventud pasaba en Baviera, mi escuela, la universidad, todo. Mi hermano es completamente asimilado, apoya la cultura bávaro, es de Bayern de Múnich, se siente bávaro. Eso es nada raro, pensáis ahora. Habrá muchos casos así también en Madrid. No obstante, el fenómeno de “ir a su pueblo” el fin de semana en Alemania no existe. Aquí se tira todo el mundo fuera de su pueblo, a las ciudades y mejor no volver..sólo para aprovecharse de la cena hecha en la casa de los padres en los festivos. Nada más. No digo, que esto es bueno y que lo de “ir a su pueblo” no me gusta, sólo anoto  que es diferente…e interesante…

esoLa “patria chica” es un elemento clave en la cultura ibérica. La vinculación local de la gente destaca en comparación con las tradiciones de mi país. Los ibéricos aman a su pueblo, a su familia, al sitio, de donde vienen. Y lo entiendo. Yo mismo me enganché en un sitio de “Aquí”, volví y llevo ya dos años estando “Aquí” sin ir a mis tierras, sea Friburgo o “mi pueblo” de mierda cerca de Múnich. No volví. Mi madre fue a visitarme para afirmar después…”ahora te entiendo porque ya no vienes”. Y si no fuese por ver mi madre de vez en cuando y unos amigos, no volvería ni de visita a Alemania. Lo he borrado completamente de mi mente. Mejor que no entre nunca más en este país. No lo pase mal en Alemania, lo contrario, pero simplemente no lo echo de menos. A muchos alemanes aquí lo pasa así. Una vez “Aquí” es difícil volver. “Será el sol y la playa”, pensáis ahora. Pero no he estado en la playa en los dos años en que estoy aquí y tampoco le echo de menos. “Será la Sierra Nevada?”…me parto de la risa…si vosotros subierais que montañazo son los Alpes, y que bonito son y que cerca estoy yo en Múnich de ellos…”será la lluvia”…pues yo soy hijo de la biblioteca..a mí me la suda si llueve o no.. mejor que llueva, porque entonces tengo menos despiste. …

IMG_1921La razón es otra: Estés donde estés, en cualquier sitio de Andalucía te sientes a gusto a la primera hora en que estés. La gente te habla, muestra interés y se entretiene con chistes y comentarios sobre historias de la vida, que te meas. En Alemania fui yo siempre “el gracioso” en la escuela haciendo la gente reír. Después de haberme cruzado con los entertainers de nuestro Master tengo que admitir, que el alumno (–> yo) ha encontrado a sus maestros, porque teníamos un ejército de entertainers graciosos en el curso.. qué bien lo pasábamos… Cada andaluz tiene talento de salir en un programa de risa en la televisión. Yo no estoy sólo con mi opinión, mucha gente de fuera, también de los que llevan ya analizando años a la mentalidad ibérica dicen lo mismo. Las estadísticas confirman la “magia”, que tiene este país. Antes de la crisis España fue el país, que recibió más inmigrantes en Europa… y creo también del mundo. Sobre todo Andalucía tiene un universo muy particular comparado con otras regiones europeas.

Lo mismo deberían haber pensado dos rusos en el siglo IXX, cuando organizaron las sociedades anarquistas entre los trabajadores agrícolas de Andalucía. El pensamiento anarquista de Mijáil Bakunin y Pjotr Korpotkin habrían desaparecido como olitas utópicas en el mar de historia, si no hubiese tenido el impacto real en la península ibérica, ante todo en Andalucía. A parte de sus desigualdades sociales y la estructura socio-demográfico, la razón por el éxito del anarquismo se encuentra sobre todo en la cultura andaluza. La profesora estadounidense, Temma Kaplan concluye en su investigación sobre los “Origines sociales del anarquismo en Andalucía.”:

“El consejo de cualquier persona que lo deseara, a menudo gente de la vecinidad, se encontraban generalmente en un café, el bar París de Jérez, por ejemplo. Como que los anarquistas recogían las cuotas de los miembros sólo irregularmente, cualquiera que parara por allí podría pretender ser miembro de la organización y expresar sus puntos de vista. Esto significaba que había una convergencia entre el anarquismo local y la cultura obrera y campesina en Andalucía.”

Y esto es exactamente lo que me gusta de “Aquí”, sea Huescar, Baza o la misma ciudad de Granada. En mi opinión no es ninguna casualidad, porque tocó a Andalucía de ser uno de los pocos lugares del mundo, donde la “utopía” del anarquismo llegó a su aplicación práctica, demostrando así su naturaleza como realidad, fuera del pensamiento utópico. La autora Kaplan demuestra, que la actuación de los anarquistas fue racional y una respuesta adecuada a las circunstancias en que vivía la población agrícola en Andalucía. Esto significa, que el anarquismo nunca era una “religión política”, sino sus exigencias de “espontaneidad”, “libertad” e “igualdad” correspondían a una cultura de obreras agricultoras de”Aquí”, cuya vida se vio definido por los mismos términos, pero sin poder acceder realmente a la riqueza económica. Por eso se dedicaron a luchar por ella, tantos años. Más que una vez volvieron a adaptarse al cambio de las circunstancias demostrando un pragmatismo y una flexibilidad inesperada lejos de coger el dogmatismo de los marxismos en Europa central. Hasta hoy en día, esta cultura campesina en Andalucía se ha conservada. El anarquismo se fue, pero la cultura andaluza no. Es especial, porque es regional. A veces estoy cerca de concluir, que la cultura andaluza formó el pensamiento anarquista y no al revés. Cierto es una determinada reciprocidad.

bakuninMikail Bakunin. Foto realizado por “Gareth” (miembro de Flickr.com)

Pero en cuanto una ideología salga de la utopía y se convierta en algo real, empieza a exponerse automáticamente a la crítica racional. Y con ello deja de ser perfecta. El fracaso del anarquismo andaluz demuestra, que su ideología no era perfecta. Las distintas sociedades no actuaron unidos, encima se pelearon al principio con los sindicalistas comunistas, cada uno tenía su opinión distinta y la policía – aunque incapaz de destruir los movimientos – lo tuvo fácil de impedir el tomar del poder. Los agitadores se dieron cuenta de ello y al final se unieron para luchar juntos y organizar huelgas generales a finales del siglo IXX. Una vez más ha ganado la flexibilidad, pero ya era demasiado tarde. No sólo en Andalucía, sino también en el resto de España empezó una lucha fea entre las distintas clases sociales. Todos conocemos el fin. La izquierda perdió, debido a su fragmentación interna.

¿Qué tiene que ver el esto con el mundial y la subida de Córdoba a la Primera? Pues, un montón. Es obvio, que la selección española ha fracasado en este mundial. Pero no sólo la selección. El FC Barcelona sigue fracasando ya hace años en los “Champions”, lo que no entiendo debido a que tiene un equipazo reuniendo algunos de los mejores jugadores del mundo. Sería mentira decir, que el deterioro de Barca no era visible. En cuanto salieron contra Chelsea en los “Champions” de 2012, ya era claro de que su forma de jugar estaba analizada y que los otros equipos se han adoptado a su juego. Es una observación central, que los catalanes no querían entender. El próximo año vino el catástrophe..7 – 0 contra Bayern de Múnich. Toda la gloria anterior salió del Camp Nou como el humo de un choto quemado de la chimenea. Barca hizo el camino largo desde la opresión (durante Franco) al torno europeo del fútbol…la celebración…y despertarse después con una resaca tremenda. Del trono a la vergüenza. En sólo dos años. Y no soy de Madrid, ni nacionalista español.

4773347551_c43601b4d8Foto realizado por Edgar Jiménez (miembro de Flickr)

Amito que lo mismo acaba de pasar ahora con la selección española. En mi opinión, la catástrofe actual fue igualmente visible antes, en analogía al caso de Barca. Empezó ya un poco en la Copa Europea, cuando la selección demostró algunas debilidades contra Croacia y Portugal. En la Copa de las Confederaciones en 2013 fue demostrado en el final a todo el mundo. España perdió 3 – 0 a Brasil, un equipo bueno, pero lejos de ser lo de antes. Un amigo tuvo una respuesta fácil: “Para mí, España es el mejor. Tenían un mal día”. … teniendo la derrota visible, esta postura me parecía un poco esquizofrénica. España tuvo también problemas en el partido anterior del mismo torneo contra Italia, cuando ganó a los azules sólo por la suerte del penalty…y en la Copa Europea anterior ya se habían hecho visibles las debilidades contra Croacia y Portugal.

Pero los aficionados no querían ver, que su forma de jugar tuvo que cambiar. Ni los de Barca ni los de la selección española. Raramente eran sólo los españoles, que razonaron de esta manera. La opinión de mi ex-compañero de piso me acordaba a la de un dueño de un perro, que llama la atención por su comportamiento agresivo. La respuesta del dueño: “sólo quiere jugar”.. el perro sale ladrando…atacando…estando a punto de morder…”sólo quiere jugar”…en la próxima ocasión finalmente muerde…la respuesta.. “sólo quería jugar”. ¿Es mi amigo tonto? Por supuesto que no. Creo que mi querido compañero pensó bastante racional, pero desde su punto de vista. Como he demostrado antes, aquí se observa poco lo que está pasando en el resto del mundo, sobre todo en el fútbol. Y la culpa no tiene la prensa. El mismo amigo dice, que odia a la prensa. No sólo mi amigo. Noto en las conversaciones con la gente, que no se deja vender por tonta por la publicidad que saca la prensa de la selección o de la liga. La crítica sí existe. Pero no en donde debería existir. En el fútbol, el problema es la falta de atención sobre los otros equipos. De una forma casi enferma es visible esto en el “Cuatro”, un programa muy entretenido que habla sólo del fútbol. Del fútbol español, de los mismos jugadores siempre. Mayoritariamente de Barca y (Real) Madrid. En cuanto haya un gran partido sólo se enfoca en la propia selección, pierda ni una palabra de los otros. Nadie analiza de manera profunda la táctica del otro equipo, sino que interesa más cuantas veces se ha levantado Xavi del suelo o si casillas se ha sacado dos o tres mocos de la nariz mientras la propia selección estaba atacando. El programa es entretenido, pero realmente estúpido e ignorante. Ya dije, que dudo que este programa forme la mente de las personas. No obstante, su éxito demuestra, que hay algo en ello, con que la gente se puede identificar y sea expuesta de forma exagerado. Y aquí vuelve la otra cara de moneda, en cuanto hablemos de la “Patria Chica”.

Vuelvo a decir, que el localismo me fascina y comparto la opinión con muchos juristas expertos, que este regionalismo puede contribuir ideas enormes a un concepto de una Unión Europea más evolutivo. Pero como nada es perfecto, se debería preguntar,

cuando enriquece el culto local de la Patria Chica la cultura de un país… y
cuando demuestra síntomas de un “autismo colectivo”??.

Respecto al fútbol, lo tengo claro. La jugada de España no evolucionó nada desde el último mundial. El entrenador y los jugadores ignoraban las alarmas acercándose, en los “Champions” de 2012 todavía con voz baja y en 2013 con bombas y trompetas hasta que terminó en 2014 con una supernova dejando el país traumatizado, los dueños de los bares sin ingresos y una atmosfera confusa. Podemos estar contentos que está vez sólo se trata de fútbol.

14229175157_0f7dcb5e85Foto realizado por: Fernando Loz.

Pero sinceramente, en la crisis económica paso algo similar. Tampoco fue imprevisible. Conversé con un empresario, quien dijo si hubiese visto las cadenas de las casas blanca-amarillos en el norte de España, construidas rápidamente tapando las buenas vistas del paisaje, ya debería haberme dado cuenta de lo que iba a pasar. “Autismo colectivo” como causa de la crisis económica? La economía no es fútbol, pensáis ahora. Pero igual que en el fútbol, el partido se ve determinado simultáneamente por las propias actuaciones, la del otro y factores como casualidad o suerte. Bueno, primero hay que admitir, que al sector macroeconómico, los bancarios internacionales no se fiaban de los bonos españoles. Los corresponsal alemán Martin Dahms lo resume mejor que nadie en su libro “Spanien. Ein Länderportrait.”:

En 2007, las deudas españoles fueron bajadas por los gobiernos de Aznar y Zapatero al 36,1 % del PIB (estando muy debajo de lo alemán) hasta que vino la crisis. Aunque las inversiones de coyuntura de Zapatero hicieron subir las deudas, la tasa siguió estando debajo de la alemána. Y aunque – como anota otro corresponsal alemán Walter Haubrich en su libro – los bancos españoles no participaron en los créditos fraudes, que habían causado la crisis, los bancarios internacionales no se fiaron en los bonos españoles.. no vino más dinero, pero tampoco había sectores económicos alternativas suficientemente fuertes y al mismo tiempo independientes de los créditos internacionales…y la crisis llegó a España. La política reaccionó con la austeridad, sin el tiempo suficiente de desarrollar alternativas económicas a la construcción, la cual ha sido el sector económico predominante…las alternativas se deberían haber desarrollado antes..

El problema de esta lógica: había mucha gente, que se fue a la construcción fiándose del boom económico como un ciego al brazo de su guía. Todos conocéis esta tremenda historia, no la voy a repetir. Pero el fallo existe en la concentración de la política en el sector de la construcción. Es la misma falta de reflexión, la misma buena fe y el mismo encierre, a que nos encontramos los extranjeros en cuanto queramos ver el mundial en Granada. El primer día fuimos a un bar en el centro, con esperanza de ver un partidazo entre Croacia y Brasil. El camarero no pudo con tanta gente. “Su jefa”, dijo, había ignorado la llegada del mundial y “olvidado” a emplear otro camarero. El servicio fue lógicamente un desastre. Salimos super descontentos. Un camarero para 40 personas es un poco demasiado. Estoy seguro que esto no habría pasado si hubiesen jugado Barca y Madrid o Córdoba y Granada. En cuanto se trata de la propia “patria chica” la gente es muy atenta. Los lazos personales son sagrados y se equivoca quien piensa que no existen reglas de comportamiento sólo porque la gente cruza un semáforo rojo. En cuanto se trate del propio universo, la atención reemplaza a la ignorancia. Cada paso está observado en el “territorio”, cada movimiento del grupo está bien planeado, con picardía y precaución.

Los ibéricos son unos maestros en realizar su propio universo, transmitir sus deseos internos hacía fuera. Un extranjero que llega la primera vez a España no sabe de la multitud de los universos paralelos locales, que existen en este país, que se llama desgraciadamente España, pero debería llamarse de otra manera, porque sólo circunscribe un intento de centralizar la magnitud de fuerzas centrifúgales presentes en todo el país. No sabe de la tensión entre los catalanes, vascos, andaluces y el gobierno central y claro, las tensiones entre catalanes y valencianos, tensiones, que surgen cada dos por tres en una discusión sobre política. El regionalismo local domina el punto de vista ibérico, en el fútbol, en la política, en la interpretación de la vida en sí. Una nota interesante se encuentra en la posición de los andaluces frente a los catalanes. Respecto al papel de Madrid, el andaluz se encuentra en el mismo campo que el catalán: lo rechaza. Pero lo que jode al andaluz del catalán no es tanto sus razonamiento independista, sino que el catalán subestima el valor particular de Andalucía. Yo sospecho que tiene envidia de que los catalanes han conseguido reconocer su lengua como propio idioma y que el “ andalu’ ” sigue siendo considerado como un dialecto. Estereotipos?

4788284116_0935653696Foto realizado por: Globovision (miembro de Flickr.com)

Hay dos tipos de estereotipos. 1) Los que son inventados (España-flamenco, español-gandul, español-fiesta) y 2) los que se cumplen. Los primeros se disuelven en los primeros días en cuanto un extranjero se meta en la cultura local. Españoles suelen echar más horas en el trabajo que alemanes, el flamenco coexiste con muchos gustos diferentes de música (sobre todo el rock español) y en tiempos de estudios nadie sale en la fiesta, lo contrario, los ibéricos manejan los peligros de la fiesta bastante bien evitando grandes borracheras como es habitual en Alemania. Los verdaderos rasgos culturales se descubre sólo poco a poco, cuando uno lleva mucho tiempo aquí. La península ibérica vive del regionalismo. Pero este regionalismo no se puede entender con el concepto alemán de “nación” como comunidad política-cultural unida sin hacer caso a las fronteras regionales, sino exactamente una comunidad que se organiza solo a través de estas fronteras, manejada por los contactos sociales de la familia, la banda de su pueblo, los viejos amigos del instituto. Por eso floreció el movimiento anarquista aquí y no en otro sitio, porque su ideología responde exactamente al ambiente social ibérico.

El mejor ejemplo de la particularidad de la cultura política ibérica es el movimiento independista catalán. Si este movimiento siguiese verdaderamente a la construcción de una nación, debería existir un movimiento pan-catalán uniendo la comunidad autónoma de Catalunya con la de Valencia y Mallorca o seria compartida por todos los catalanes. Esto no es así. No quiero quitar razón al movimiento independista catalán ni tampoco subestimar su importancia como punto de culminación para la protesta social contra las injusticias sociales todavía presentes después del régimen de Franco. Lo que quiero decir es que su regionalismo no se distingue tanto de los otros regionalismos en el resto de la península. En mi opinión, sólo es el ejemplo más visible del culto local de la “patria chica” presente en toda la península ibérica. Un ejemplo: en el pueblecito andaluz de Castril existen tres partidos políticos “endémicos”, que solo se encuentran allí y no quieren tener nada que ver con el resto. Un “Mini-País-Vasco”

I visca Catalunya!Foto realizado por http://www.claudi.cat/

No me entendáis mal. No tengo ningún problema con este regionalismo, lo contrario, lo adoro. Pero como todo lo que me importa, quiero demostrar sus defectos para evitar que pasa exactamente lo contrario: su desaparición debido a la centralización de poder y la internacionalización de los lazos laborales quitando la posibilidad de formar un universo paralelo. El primer paso para la salida de este dilema es la auto-reflexión. Pero estando a gusto en su propio mundo lo hace difícil. Es aquí, donde una perspectiva exterior ayuda a clarificar la vista. En Alemania también hubo este momento. No digo que el regionalismo debería cambiar. Lo que debería cambiar es el enfoque sobre este regionalismo. . ser de una región significa automáticamente ser parte de algo más grande. Hasta hoy en día, la vinculación a la localidad determina el punto de vista de muchos ibéricos. Esto es normal, pero como en todos los aspectos de la vida hay un punto medio. En cuando se pase este punto medio, es “demasiado poco” o “ poco demasiado”. Como demuestran los ejemplos ibéricos, antes de todo el fútbol, el localismo domina claramente demasiado. Jugar al fútbol significa jugar contra un equipo. Pero parece que la derrota del propio equipo era una derrota contra sí mismo, como si los otros no existiesen. Y esto es muy peligroso. El mercado financiero y la selección holandesa tienen una cosa en común: son una serpiente, que te muerde si no estás atento. Ni la selección estaba demasiado confiada en sí mismo por la propaganda dela prensa ni los ibéricos tienen sólo la culpa de la crisis. Mientras la selección no estaba preparada a los holandeses porque simplemente no les tenía en cuenta, los ibéricos convocaron un error tomando el mercado floreciente de pisos en su país como algo “normal”, como algo que simplemente está y un medio para lanzar los propios objetivos. Razonaron únicamente desde su propio universo pequeño….y se equivocaron.

6607980651_c6e457c13eFoto del movimiento independista gallego realizado por: https://www.flickr.com/photos/47009921@N02/

Claro que no son todos, pero siempre hay una razón, porque una determinada tragedia pasa en un país y no en otro. Durante mi formación como poniente se seminarios en un museo sobre el anterior campo de concentración tuve que visitar cursos sobre el pasado nazi y su conexión con la población alemana. Lo que siempre recordaré, que no era casualidad de que algo como el nacional-socialismo surgió en Alemania y no en otro sitio del mundo. La mentalidad de la población también tenía su responsabilidad, porque propuso el suelo fértil para una ideología desastrosa. Igual que los alemanes no fueron secuestrados por unos “nazis alienígenos”, la crisis económica – sea que la dimensión internacional era más grande que en el caso de los nazis – no habría tenido el impacto que tuvo si mucha gente hubiese levantada la cabeza hacia arriba antes.

Esta falta de levantar la cabeza se ve también en otro sector: lo de las idiomas. Mucha gente piensa que es una herencia de la dictadura de Franco. Por supuesto tendrá en parte la culpa, pero en el Este de Alemania también salieron de una dictadura larga, que duraba más de 40 años. Pero aunque ha pasado la mitad del tiempo desde su salida, muchos alemanes del este habla mejor ingles que muchos ibéricos. El español-inglés es prácticamente un insulto a cualquier anglo-sajón. Al mismo tiempo la gente aquí te corrige cada dos por tres, si te olvidas de un acento hablando español. Sólo consecuencia de la dictadura…o simplemente ignorancia? Volvemos al este de Alemania: en cuanto se trate del ruso, la gente sabe – a pesar de haberlo aprendido – sólo algunas palabras…no querían aprender el idioma de los “ocupadores”. Este ejemplo demuestra, que detrás de cada actuación existe una voluntad. Y si alguien lo hace mal, no existía la voluntad. Mucha gente dice, y seguro que influía, que no ensenaron los idiomas en la escuela. Pero también conozco historias en que el profesor intentó hablar inglés en clase de inglés (como debería ser normal), y los alumnos terminaron riéndose de él. Yo soy profesor de idiomas.. mis alumnos no se ríen de mí, pero algunos – no todos – me miran como si viniese de otra planeta cuando empiece hablar en alemán, lo que se suele hacer en clase de alemán… quizás se está mejorando la cosa…pero la ignorancia se siente, lo que es una lástima sabiendo que con los chinos y los árabes nadie lo siente …

Conclusión:

Las soluciones a los problemas no encuentran los españoles, donde las están buscando ahora. La culpa no tiene ni Zapatero, ni Aznar, ni los catalanes ni la UpyD ni los Vascos ni “Podemos”…si siguen pensando así, no llegarán a ningún lado. Recordando lo que dijo mi amigo sevillano cuando defendía la selección después de la derrota de Brasil en el último año, le volví a peguntar hace unos días sobre la selección española….su respuesta:

“Cuando no hay ganas de jugar pasa eso, es un copia del Barcelona. A eso se le llama burguesía futbolística”

El pobre parece haber tenido un mal día, lo que se entiende. En otro día, cuando tenía sus cinco sentidos ordenados, razonó mejor:

“Nuestro problema en España es que nos queremos poco”.

Esta verdad absoluta sobre la cultura ibérica es, dónde se debería investigar sobre la solución de los problemas. Lo que determina la desconfianza mutua es el encerramiento en su propio universo local, que mira “lo extraño” como amenaza. No me entendáis mal, amo el culto de la “patria chica”. Pero hay situaciones, en que este culto se pasa. El mejor ejemplo es lo del país vasco, la se expresa con una imagen de rechazar todas las influencias exteriores expresa mejor que nada una sobrevaloración de la propia tierra combinada con una discriminación de lo exterior. Puede ser, que los vascos son un pueblo. Tampoco excluiría que tienen una historia especial del sufrimiento de represión durante Franco. Y menos me fio en que los métodos de las policías del gobierno central siempre estaban dentro de la ley. Pero tampoco se puede decir, que todo lo que viene de fuera, y sea de un territorio llamado España, esté mal. En vez de construir una alternativa, vuelvan – igual que otros – al dilema ibérico del “autismo colectivo”.

2410506754_b329fd0b05Foto realizado por Kotaro 1981

En Alemania la cosa va al otro extremo, lo que tampoco es bueno. Mientras las fuerzas anti-sistémicas en la península ibérica dominaron el conflicto con la clase establecida, dichas fuerzas en Alemania tendieron a centralizarse. Un centro fuerte fue la meta principal del nacionalismo-estudiantil-alemán hasta que fue “copiado” por las elites políticas. El sueño alemán nunca llegó a su fin, vivimos en un Estado federal con establecidos contra-poderes en el sistema. Los jóvenes tampoco están de acuerdo con esto…y en el actual mundial se ve las debilidades de nuestra población utilizando el fútbol como expresión de una Alemania unificada, sin diferencias, un cuerpo-colectivo consistiendo de muchas almas con un solo golpe de corazón…tienes que ir con Alemania y si no lo haces (como yo, quien va desde siempre con los africanos), te ven extraño, un “traidor”… Como veis, cada región tiene sus problemas. Pero hay saber, donde empezar para solucionarlos.

4801166881_01aed4e728Foto realizado por: James Offer (miembro Flickr.com)

Advertisements

2 thoughts on “La selección de la Patria Chica – porque no me gusta ver el Mundial en España

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s